domingo, 29 de junio de 2008

La esquina de la muerte

Empiezo una nueva sección porque me apetecía mostrar esas zonas de mi ciudad que, lejos de ser carismáticas y de aparecer en las guías turísticas, son los rincones que más recuerdos despiertan entre los habitantes (en este caso, en mí).

Siempre he creído que los rincones menos conocidos son los que guardan más recuerdos, y los que, al fin y al cabo, conforman la verdadera historia de la ciudad. Por ello, he decidido mostrar aquí los que son más especiales para mí.

Comienzo con lo que me gusta llamar "la esquina de la muerte". Se trata de este giro, en la calle que desemboca en la plaza de San Román, y que me parece especialmente traicionero porque nunca se sabe si un coche va a girar o no. Es casi imposible discernir si es seguro pasar, aparte de que (como podréis observar en la imagen), la acera es extremadamente estrecha, y cada vez que se pasa por ahí, se juega uno la vida.

Es un sitio especial porque forma parte de la ruta que suelo tomar para regresar del centro a mi casa; nunca me gustaron las grandes avenidas, llenas de coches y de gente. Prefiero ir por calles tranquilas que me permitan cantar con la música de mi iPod.


"La distorsión del planeta, para la muerte esquina representa. Tormenta y sepultura para todo aquel que enfrenta."

Dyablo

4 comentarios:

Sr. Inferno dijo...

¿Y que es la vida; sino un continuo esquivar a la Muerte?

JOSAN dijo...

Además de por los coches, ahí da la impresión de que en cualquier momento te puede saltar un atracador.

f.ode dijo...

Si es que no se puede andar tranquil@ por ningún lado! xD

Daglez dijo...

Ey! Me gusta esta sección! Estaré atento a ella ^^