domingo, 17 de febrero de 2008

De barcos y náufragos

Si mis velas no se levantan,
Si la quilla se agrieta
Si el mástil se quiebra
Si el timón se acelera

Si mis marineros me abandonan
O si mis fuerzas se pierden
O si mi valor se desvanece
Incluso si mis ganas de aventura
Mueren

Prométeme que estarás allí
Para salvarme del naufragio
Para no dejar que me ahogue

Prométeme que no tengo nada que temer,
Que tú me lanzarás el salvavidas
Que me sacarás de mis aguas turbulentas

Prométeme que no dejarás que sea mi propia enemiga
Ni que me sumerja a mí misma en las aguas

Prométeme que estarás ahí… cuidando de mí.

1 comentario:

f.ode dijo...

Estoy seguro de que, antes que pueda ocurrir eso, estará ahí para protegerte :).